La falta de ventas, el asesino silencioso de los negocios.

Te cuento mi historia.

1ª Parte.

Cuando me aventuré a poner mi primer negocio hace 20 años jamás había trabajado en ventas. ¿Vender? ¿Qué es eso? habría dicho.

Comencé con 2 compañeros de trabajo y poco dinero. Ellos habían sido vendedores en una empresa editorial de gran renombre por aquellos años así que nunca me preocupé por vender, al fin y al cabo yo seguiría en la parte de producción.

No aguanté más de 9 meses. Podría echarle la culpa a muchas cosas; la crisis, la falta de dinero para sostener los gastos de la renta, el teléfono, la luz, financiar la compra de insumos, pagar mi casa, auto; que nadie nos conocía y mucho menos confiaría en nosotros como proveedores independientes. Nunca me ocupé de vender porque vender “no era lo mío”.

Así que busqué empleo y me olvidé por varios años del emprendimiento hasta que un buen amigo me invitó a “vender por internet” en un portal muy conocido en varios países.

Para entonces ya hacía mis intentos por emprender de nuevo, combinando servicios de mantenimiento a equipos Macintosh con cursos particulares de Office.

No me iba mal pero tampoco estaba creciendo con la fuerza y rapidez necesarias para despegar porque seguía más enfocado en la producción que en vender.

¿No te sucede que abres un negocio y esperas a que los clientes lleguen como por arte de magia?

2ª parte.

Hombre en cómoda posición esperando a que lleguen clientes.

Resulta que hace un par de años decidí emprender nuevamente solo que esta vez iba de la mano de un exitoso coach de la venta por internet y fue entonces que descubrí una cifra de miedo: 9, sí,

9 de cada 10 empresas mueren antes de su primer año en México y yo era parte de esa estadística.

Instituto del Fracaso.

También pude darme cuenta, tras 20 años de vender para otras empresas y negocios que la forma de vender está cambiando drásticamente pero la necesidad sigue siendo la misma: si un negocio no tiene ventas, ese negocio está destinado a sobrevivir mientras cuente con dinero para subsistir o dejar de existir una vez que se termine.

Por eso vale la pena preguntarse, si mi negocio está ofreciendo los resultados que necesito, si mis ventas están creciendo, y si continúo viviendo el sueño que me hizo despertar un día con la ilusión de la ansiada libertad de tener mi propio negocio.

Lo que he aprendido en estos últimos 2 años.

3ª Parte.

La base de mi aprendizaje en estos dos últimos años son básicamente 3 cosas:

#1. No te desesperes porque no vendes, mejor actúa, comparte tu conocimiento, fracasos y experiencia.

#2, Persiste, no desistas. Es muy común desmoralizarse porque “nadie te compra” o porque no tienes dinero para invertir pero puede resultar más un espejismo que una realidad. Las personas sí necesitan aquello que tú tienes por eso…

#3, Ayuda en lugar de vender. Sí, aunque suene raro. A mi me costó muchísimo trabajo cambiar ese chip. Aún sigo pensando a veces que “debo” vender, cuando en realidad solo necesito ayudar a más y más personas a conocer la forma de solucionar sus problemas o cubrir sus necesidades. Por cierto, vender es una de ellas.

¿Cómo hacer para conseguir ventas en tu empresa?

Algo que aprendí en carne propia es la importancia de invertir en mi formación y en publicidad. En mi primer negocio invertí ilusionado y gustoso mi capital en la renta del local, mobiliario nuevo, decoración pero qué crees, nada de eso me trajo ventas. No invertí en publicidad ni mucho menos en capacitarme para vender y operar mi negocio.

Pensé que mis conocidos me comprarían, que las empresas que ya conocía me comprarían, y que muchas más se sumarían por recomendación de mis clientes, la publicidad gratis pero ¿sabes qué? La mayoría de las veces la publicidad gratis se mueve muy lentamente, trae poco o ningún resultado y caes en el círculo maligno de…

No tengo dinero para invertir y no invierto porque no tengo dinero.

Con frecuencia escucho esta objeción. “Tal vez para la próxima”, piensa uno, pero “pensar” es solamente la intención, la mitad de la solución. La otra mitad es tomar acción. Aquí te van 3 acciones que te ayudarán a salir de en medio de una crisis de ventas.

#1. Recorta gastos. Yo lo hice. Afortunadamente a diferencia de hace 10 ó 15 años vivimos en la era digital. 

Hoy tal vez ni siquiera necesites rentar un local para ti solo. Tal vez te baste con realizar tus actividades desde casa o montar una tienda en linea, hacer dropshipping o rentar un espacio compartido en un Cowork o aliarte con otro profesional para compartir recursos como por ejemplo un consultorio si eres un profesional de la salud. Recorta o elimina todo gasto prescindible.

#2. Evita la arrogancia. Sí señor. Suena duro ¿verdad? pero a veces queremos darnos el lujo de tener únicamente clientes, digamos, “de cierto nivel”. Evita solamente aquellos clientes que te causan conflicto pero todo lo demás, bienvenido. Ya llegará lo grande y los tiempos en los que puedas elegir pero hoy, a darle.

#3. Capacítate. Si vas empezando, seguramente te convendrá pedir un préstamo para capacitarte. También, existe apoyo gubernamental. Que no te de pena. Pedimos para otras cosas, que no pidamos para capacitarnos.

Si llevas camino andado y tu negocio está haciendo agua por falta de ventas, los recortes en gastos no prioritarios o urgentes te permitirán atender lo más importante: aprender cómo salir del mal momento.

Un solo libro puede marcar la diferencia entre sobrevivir y vivir; entre vivir o morir y tan solo cuesta entre 150 y 300 pesos en promedio. Por favor no te digas que no tienes eso para invertir en ti.

Por otro lado, un curso de ventas puede costar entre $1500 y $3500 pesos en promedio. Tampoco es la gran cantidad como para “no poder invertir” en ello y también puede marcar la gran diferencia si decides tomarlo. Eso sí, sé cauto en lo que eliges y siempre siempre pon en práctica lo aprendido con persistencia y constancia. Y ahí te va…

El secreto está en tomar acción.

El secreto no es el de Rhonda Byrne. El secreto es tomar acción decida y persistir en lograr el sueño de sacar tu negocio adelante y eso va a suceder cuando encuentres y apliques la fórmula perfecta para atraer nuevos clientes de manera constante y creciente.

La fórmula perfecta es atraer prospectos para tu negocio de manera constante, creciente y permanente.

Jesus Polo

Yo comencé decidido a cambiar el chip. Pasé de esperar a que más clientes llegaran solos o que mis clientes actuales me recomendaran con otros. Tomé acción.

Apliqué la estrategia del embudo de ventas para atraer prospectos de manera inmediata, todos los días; un prospectador profesional trabajando para mi negocio las 24 horas del día, los 7 días de la semana a un costo mínimo y redituable. Pude empezar con solamente $2000.

Así fue como descubrí que “atraer” clientes era más efectivo que “corretearlos” enviándoles correos que no me habían pedido, o haciendo decenas de llamadas que no me habían solicitado.

publicidad-impresa

Dejé de anunciarme en revistas zonales que pocos ven, y terminan tirando a la basura al día siguiente.

No estoy diciendo que hacer llamadas o enviar correos esté mal. Sencillamente descubrí nuevas maneras de ser más eficiente y efectivo en mi manera de vender porque de probar, probé anunciándome en portales de internet; algunos de paga, otros gratis, en grupos de Facebook pero nada de eso me dio los resultados que mi negocio necesitaba urgentemente para generar más y mejores ventas.

La fórmula “secreta” para vender

Si te estás preguntando qué hice entonces, aquí te comparto mi fórmula.

Paso 1. Prospectar. Buscar personas interesadas en mis servicios. ¿Dónde las conseguí a raudales? En Facebook. 

Facebook se ha convertido para muchos negocios en la herramienta más eficaz para atraer decenas o cientos de potenciales clientes diariamente desde la comunidad digital más grande del mundo, de tu país y hasta de tu ciudad.

Con Facebook pude hacer publicidad pagada que llega inmediatamente a miles de personas con el perfil adecuado para interesarse en mis servicios.

Paso 2. Convertir personas interesadas en potenciales clientes. Y todo gracias a que cuando esas personas me contactan para pedir información, voluntariamente dejan sus datos, y así puedo contactarlos con la posibilidad de que me consideren para comprar.

Paso 3. Respondo de manera inmediata a sus preguntas. Eso lo hago hoy, automatizando esa parte del proceso para finalmente enfocarme en cómo ayudarles de manera personal a resolver el problema que tienen.

Los resultados

Solo para darte una idea de los resultados que puedes obtener, mi última campaña ha estado activa durante 19 días y los resultados son: 131 prospectos, 25 conversiones, $1,260 gastados, 1 venta que cuadruplica el valor de mi inversión, 6 cotizaciones presentadas y 2 personas interesadas en aplicar al curso del mes entrante.

la-falta-de-ventas-en-tu-negocio-resultados

1 sola compra pagará el total de mi campaña de 1 mes con 300% de utilidad neta.

¿Te imaginas una máquina de prospectar trabajando así para tu negocio? ¿Te gustaría aprender cómo hacer una campaña exitosa en Facebook Ads?

Suscríbete a mi blog y participa en el sorteo de un lugar gratis para mi próximo curso presencial en marzo, en Monterrey donde enseño cómo hacer una campaña exitosa para vender con Facebook. Si eres de otra ciudad, próximamente estará disponible una versión gratuita en linea.

Leave a Comment